Danza Del Borrego Cimarrón  

     Danza Folklórica – Contemporánea en un acto y tres escenas.  Música de las etnias Pai-Pai y Cumiai del Estado de Baja California.  Estreno: 11 de octubre de 1991, en el teatro Universitario “RUBEN VIZCAINO VALENCIA” de Tijuana, B., C. 

     Montaje por el grupo de Danza Folklórica KICUKPAICO”.  Idea original, historia y escenografía de Mario Ramón Reyes Meléndrez (UABC – TURISMO) Dirección, vestuario y musicalización:  Juan Gil Martínez Tadeo. 

     Coreografía e iluminación: Raúl M. Martínez Tadeo.  Bailarines de la Danza en el estreno: Jessica Mijangos Gómez, Marcia Teja García, Agustín López Ordaz, Juan Manuel Quintero González, Juan Gil Martínez Tadeo.

      Tocado (cabeza de Borrego Cimarrón): Marcos Carballido.  Primer bailarín en el estreno: Raúl M. Martínez Tadeo.

      Primer presentación extramuros de la U.A.B.C.  Auditorio Municipal de Tijuana: 5 de diciembre 1991.  Primera presentación por el Instituto de Cultura de Baja California (ICBC): 31 de enero de 1992.  Presentación en la “Fiesta en la Misión, Baja California”: desde 1992, hasta el 2000.

 

REFERENCIA MONOGRAFICA

     En Baja California, el venado, berrendo y el borrego cimarrón abundaron hasta finales del siglo pasado, sin embargo, si existió algún ritual o danza entre las distintas etnias, desde la región de los Pericues, hasta la de los Cochimíes en la California, se perdió en el inconsciente colectivo de las etnias sobrevivientes: CUMIAI, KILIWA, CUCAPA Y PAI-PAI por mencionar los troncales; y sólo nos legaron las escenas mudas de los petroglifos y pictografías en cientos de sitios de Baja California, donde las especies mencionadas han sido el punto focal de atención, en un marco de franca cacería colectiva, ahora bajo estricto control.

     Aunque la figura de este animal silvestre (OVIS CANADENSIS CREMNOBATES), fue tomado desde finales de los años sesentas, como emblema de la Universidad Autónoma de Baja California       (UABC), por sus mismos estudiantes; no es sino hasta 1996 cuando se obtiene el título de exclusividad.

     Lo anterior, son algunos elementos de juicio que dieron origen a   concebir un espectáculo dancístico en donde la figura de este animal, en binomio con la música ancestral de nuestras etnias, se acrisolaran en el intento de comunicar el esplendor de la vida silvestre y un mensaje de más consideración con nuestro medio ambiente natural y especies.

     Desde hace cientos de años, los nativos californianos practican ceremoniales y ritos religiosos, entre ellos el llamado Kuri – Kuri; donde se reúnen las comunidades Indígenas a cantar y a bailar toda la noche, realizando ceremonias de Temazcalli (ritual de purificación del cuerpo y  almas de las personas).

 

 

En el pasado Kuri – Kuri 2000, celebrado en San Miguelito en  la ciudad de Ensenada B.C. estuvieron presentes como invitados especiales la comunidad Étnica de los  Hula  Pai,  radicados en el gran cañón de colorado en los Estados Unidos de Norteamérica, (también llamados los guardianes del gran cañón de colorado), quienes interpretaron una danza de Borrego Cimarrón. 

      Referencias bibliográficas y en las pinturas rupestres, nos describen como estos nativos californianos,  utilizaban las cabezas de sus presas para atraerlos y cazarlos con sus lanzas y flechas.  Estos testimonios me hacen reflexionar en  la posibilidad de que estos rituales ancestrales dieran origen a danzas como el Venado  que se baila actualmente en los Estados de Sonora y Sinaloa.

      Actualmente en los cantos y danzas que podemos apreciar en las comunidades Indígenas radicadas en  nuestro Estado, nos damos cuenta que estos son practicados por personas ancianas, ya cansadas y por niños, los cuales  aprenden de estos ancianos, razón por la cual  ya no son lo que fueron en un principio, fuertes y vigorosas acompañadas por gritos de júbilo y  bailando muy alegremente . 

 

 

 

 

 

 

 

 

En esta danza, también utilizan cabezas de Borrego Cimarrón, se pintan los cuerpos y se visten con pieles.Estas características son las que intentamos representar en esta hermosa danza que se verifica en un acto y tres escenas.

RETOZO DE BORREGO CIMARRÓN EN LAS ALTURAS DE LA SERRANIA.

ESCENA I

     El primero de los cantos es ‘MA’AY KAKAP’ que significa DAR VUELTAS en lengua cochimí y que en su versión literaria se refiere a las acciones del Borrego Cimarrón diciendo: ”ya ha dado vueltas hacia enfrente, ahora gira y vuelve hacia atrás, aquí comienza a girar dando vueltas”.

 

 

 

 

 

     La luz de luna llena ilumina el bosque, riscos y precipicios.  El borrego, echado a la orilla de un acantilado, comienza a erguirse en sus pesuñas delanteras y majestuosamente parece dominar con una mirada el espeso bosque de coníferas que tupido, se extienden frente a él, hasta confundirse con el perfil de las crestas de las montañas en el horizonte.  Corre un vientecillo suave que hace murmurar los añosos y frondosos árboles.

      El Borrego resopla profundo y se levanta lentamente, la luna se ha tornado poco a poco en un sol radiante, el animal comienza a retozar entre los riscos de un lado para otro; gira, salta, hace cabriolas, corre y de repente se detiene; resopla, queda inmóvil, ha olfateado a alguien extraño en su territorio.  Sale de estampida.

 

 

 

 Simultáneamente a la escena anterior, se desarrolla otra:  Un grupo de habitantes primitivos, en otro lugar de la sierra, han estado bailando en grupo alrededor del fuego, preparándose para la cacería a partir de la madrugada.

 

 

 

 

   

Han embijado sus cuerpos de una forma dramática e impresionante, con colores rojo, negro, blanco y ocre, llevando en sus cabezas un casquete tejido con junco que remata en plumas, mientras sus cabellos  los han endurecido y alisado con barro y engalanado con caracolillos y pequeñas conchas engarzadas en hilos de hoja de agave.  Solo usan un taparrabo de piel.  Entre cantos y danzas, enérgicos salen entre gritos, armados con arcos y flechas, rumbo a la ‘tierra del borrego’.

 

ESCENA II

LA CACERÍA.

     El segundo canto es de ‘TIÑAB XUB LUY’ que en el idioma PAI PAI significa MEDIA NOCHE que nos habla de la ausencia de la luz, de una total obscuridad que representa el momento propicio para iniciar la cacería del borrego. 

 

 

 

 

   

El borrego cimarrón ha olfateado a los cazadores. Da saltos impresionantes entre las rocas como tratando de perderlos de vista.

Sigilosamente los cazadores van cercando al animal hasta herirlo y perderlo en el bosque, el grupo corre tras  él.

 

 

 

 

 

 

   

 

ESCENA III

EN RETORNO.

     El tercer y último canto es ‘XAKWILAWA’, que en  lengua cochimí significa EL ZENZONTLE  habla del canto de esta ave tras la cacería del borrego cimarrón.

     El animal herido, resopla con desesperación y cojea.  No puede avanzar.  Parece resistirse a un fin tan sorpresivo en aquel majestuoso escenario natural, donde él es la figura terrestre dominante.

 

 

 

 

 

 

Después de cierta dificultad, los nativos capturan su objeto de caza y les impresiona la fortaleza y vigorosidad salvaje, silvestre, de la bestia que parece resistirse a morir.

      Esto parece ser percibido por los cazadores, de tal manera que, en un acto inusitado, el borrego cimarrón es liberado por sus captores, huyendo a saltos, de risco en risco hacia la cima de la montaña, su hábitat.

 

 

 

 

 

 

El escenario se obscurece,  volviéndose a iluminar para la representación de un cuadro plástico, en donde el borrego cimarrón permanece inmóvil en un alto peñasco del acantilado y, en otro extremo del escenario, el grupo de indígenas, con los arcos y flechas levantados al aire, parece despedir al animal logrando así el desenlace.

 

 

 

   

Esta danza plena de emociones y fuerza nos ofrece una muestra de la riqueza cultural de nuestro Estado y un gran interés creativo del Prof. Juan Gil Martínez Tadeo y su grupo KICUKPAICO por rescatar tradiciones ancestrales, un trabajo que costó muchos años de esfuerzos y que hoy cobra vida merced al entusiasmo de universitarios tijuanenses de la U.A.B.C.